Uso eficiente de combustible en tractores!


Tractores de potencia comparable a menudo varían ampliamente en cuánto al consumo de combustible requerido para realizar el mismo trabajo. Algunos tractores son claramente más eficientes que otros y lo mismo ocurre con los operadores. Cómo se opera y mantiene un tractor tiene un gran efecto sobre el consumo de combustible, por lo tanto, conocer cómo utilizar eficientemente el combustible puede ayudarlo a ahorrar montos significativos durante la vida de un tractor.

Subir un cambio y bajar el régimen del motor.


Operar un tractor en una marcha demasiado baja y a un elevado régimen de giro del motor con una carga liviana es la forma más común de desperdiciar combustible, pero es lo que generalmente hacen los operadores inexpertos.


Los motores con los que se equipan los tractores modernos desarrollan potencia constante en un amplio rango de regímenes de giro del motor. Por ello, permiten utilizar marchas más altas a regímenes de giro más reducidos y siempre que el motor pueda sobreponerse a las sobrecargas que exige la labor, normalmente no hay necesidad de reducir un cambio o incrementar el régimen de giro.


Los motores de tractores modernos erogan su potencia máxima alrededor de las 2.100 a 2.300 rpm, pero el régimen de par máximo se encuentra entre las 1.400 a 1.500 rpm. Intente operar el motor en un rango de 1.800 o 1.900 rpm evitando utilizar el régimen de potencia máxima a menos que la demanda a la toma de potencia, a la barra de tiro o las condiciones del terreno así lo exijan. Para poder operar de esta manera, tendrá que tener en cuenta al momento de comprar la unidad que debe contar con esa “reserva de potencia” que le permitirá operar el motor en un régimen de giro donde entrega potencia cercana a la máxima pero con un reducido consumo de combustible.


NO sobrecargue el motor. Operar el motor durante tiempos prolongados en la zona de sobrecarga, es decir, en una marcha demasiado alta para la carga requerida que obligue al motor a perder régimen sin recuperarlo rápidamente, exige sobremanera las piezas del motor. Una buena forma de verificarlo es subir un cambio sin incrementar el régimen del motor y si su régimen no decae, podemos estar seguros que no estamos sobrecargando el motor en la marcha inmediatamente inferior, que es la que habíamos elegido.


Régimen de giro ideal del motor.

No hay un régimen del motor único e ideal para todas las condiciones de trabajo. Por supuesto que si se trabaja con una máquina accionada por la toma de potencia, el régimen estará determinado por las especificaciones de la máquina, pero si se trabaja con demanda a la barra de tiro, el régimen adecuado del motor está determinado por muchos factores. Se debe probar hasta encontrar el que mejor se adecúa al trabajo que se está realizando. Es recomendable llevar un registro preciso de fecha, implemento utilizado, condiciones del terreno, superficie trabajada, régimen del motor, cantidad de lastre utilizado y combustible consumido.


Relación peso/potencia.

Generalmente los tractores con elevadas relaciones peso/potencia son más eficientes en algunas aplicaciones de baja velocidad y elevados esfuerzos de tracción, pero los tractores más livianos son más eficientes en cuanto al uso del combustible en las aplicaciones de hoy en día que demandan por lo general, mayor velocidad y por supuesto son mucho más eficientes para aquellas tareas donde la potencia se eroga desde la toma de potencia. Mientras más liviano sea el tractor, menos se hunde en el suelo y requiere menor potencia para moverlo (pérdida de potencia por rodadura), especialmente en suelos blandos o terrenos ondulados. Todo ahorro de potencia redunda en más potencia disponible a la barra de tiro o toma de potencia y menor consumo de combustible. Por ello, lo más recomendable a la hora de elegir un tractor es optar por uno liviano que ofrezca poca resistencia a la rodadura, pero de estructura lo suficientemente robusta para que cuando sea necesario (labores de elevados esfuerzos de tracción a baja velocidad), pueda ser fácilmente contrapesado.


Minimizar el patinamiento.

Siempre es necesario un patinamiento mínimo para obtener la mejor performance del tractor. Para una superficie y demanda a la barra de tiro determinada, el porcentaje de patinamiento adecuado depende de peso total del tractor. Tractores muy livianos tienden a patinar excesivamente mientras que tractores muy pesados tienden a incrementar excesivamente la compactación, la resistencia a la rodadura y sobrecargar los componentes de la transmisión del tractor.

Comience seleccionando el lastre adecuado para el trabajo a realizar. Como norma general, se puede decir que la cantidad de lastre adecuada es aquella que permita un patinamiento de entre 8 a 12% a régimen nominal. Para simplificar esta tarea, por cierto poco aplicable en la práctica con sistemas de medición rudimentarios, muchos tractores modernos están equipados con monitores de performance que pueden medir el patinamiento con relativa precisión. Siempre recuerde que no se requiere lastre adicional para tareas a la toma de potencia.


Cada gota cuenta.

Con los exiguos márgenes de hoy en día, nadie puede permitirse el lujo de desperdiciar combustible en sus tractores. Experimente hasta encontrar las velocidades de avance y regímenes de motor que mejor se adapten a su trabajo y tenga fundamentalmente en cuenta que dimensionar adecuadamente el conjunto tractor e implemento/s a adquirir tendrá un efecto crucial sobre eficiencia en el uso del combustible.

Presión de inflado de los neumáticos.

Infle los neumáticos con la presión correcta. Numerosos trabajos han demostrado que los neumáticos con mayor presión que la requerida consumen más combustible y reducen la eficiencia operativa. En algunos casos (siempre tareas que demandan potencia a la barra de tiro), utilizando la presión correcta -generalmente mucho más baja que lo que estamos acostumbrados- el consumo de combustible puede reducirse hasta en un 20% e incrementar la capacidad operativa en más de 5%. No obstante ello, tenga en cuenta que utilizar los neumáticos con menor presión que la recomendada, aumenta sensiblemente el desgaste de los flancos, puede deteriorar el neumático rápidamente e incrementa la propensión a pinchaduras. Siempre consulte el manual del operador o a su proveedor de neumáticos para obtener información precisa sobre la presión de inflado adecuada para cada tipo de neumático.


Mantenimiento.

Parece una obviedad, pero ponga este punto siempre en los primeros lugares de la lista, ya que el mantenimiento y limpieza del sistema de alimentación de combustible, de refrigeración y de aspiración del motor ayudan sobremanera a utilizar eficientemente el combustible.


Martín Christiani

Ingeniero Agrónomo

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

TREVOR AGRO Newsletter