Mecanización en los establecimientos de Engorde a Corral.


Es prácticamente asumido por la gran mayoría de los Productores Argentinos y por supuesto por el Mercado, que hacía el futuro todo animal previo a la Faena va a recibir un Proceso de Terminación de mayor o menor tiempo en los Feedlot. La mecanización se constituye en un pilar de la actividad por tratarse de varios procesos sincronizados, donde se requiere que todos los días se hagan las cosas de la misma manera. Esta característica presenta tres focos de atención, en primera instancia y a nivel Empresarial el Dimensionamiento, en segunda instancia la Operación y el Mantenimiento, y luego la Seguridad, punto crítico en una actividad de procesos donde el Personal siempre está expuesto. La Cámara de Feedlot, entendiendo que su Función es la de Asistir y motivar a las Empresas en búsqueda de eficiencia y optimización de costos, ha decidido realizar una serie de Jornadas en todo el País para empleados de este tipo de Establecimientos, donde la Maquinaria es uno de los temas a desarrollar por quien suscribe estas líneas.


El Dimensionamiento tiene por supuesto que ver con la escala o cantidad de toneladas de alimentos a suministrar en los corrales, medida de la exigencia de trabajo tanto de las herramientas para mover la comida como de los mezcladores encargados de la formación de una ración que presenta como objetivo fundamental que todos los ingredientes que han sido integrados por el nutricionista lleguen en un bocado al animal sin que este pueda seleccionarlos. Esta tarea se encomienda a los denominados mixer, que varían según sus diseños, pero que podemos agrupar según su tipo en: de sinfines horizontales, de sinfines verticales, o de sinfines y paletas. Cada uno de ellos tiene características particulares de desempeño, como ser uniformidad de mezclado, procesamiento de fibra –uno de los puntos críticos- requerimiento de potencia, requerimiento de mantenimiento, tiempo de mezclado, etc. Para elegirlos se requiere información como escala, diseño del establecimiento, clima, recursos en fibra –si se realizan silos o el recurso fibra son henos secos u otro tipo- y recursos de personal disponible. Para la manipulación en el patio de comida, la extracción de silajes, la carga de los mixer teniendo en cuenta también la altura de los mismos, y por supuesto según toneladas de alimento procesados diarios, se puede optar entre tractores equipados con palas, con capacidad de uso en otras actividades cuando las escalas son reducidas, pero con fuertes restricciones según diseños en alcance frontal de las palas y en capacidad de carga en los baldes. Cargadores de uso vial se constituyen en una opción, con amplias capacidades de carga en los baldes, restricciones en alcance frontal según diseños y equipados con transmisión hidrostática, que los convierte en más veloces y seguros desde el punto de vista del mantenimiento. Los tele-cargadores son una opción de versatilidad, donde ventajas como bajo peso, alta maniobrabilidad, le permiten ser utilizados también en actividades como limpieza de corrales, determinante en zonas húmedas. Luego, otro cuello de botella desde las opciones de mecanización, son los procesadoras de fibra, específicamente las de henos, donde se pueden mencionar a las moledoras y a las desmenuzadoras, con requerimientos de potencia y costos operativos diferenciales según modelos. Algunas adaptaciones, como picadoras de arrastre o picadores de rastrojo tomados de cosechadoras de granos pueden ser alternativas para esta misión.


Las características de operación para cada una de las máquinas en uso son importantes para evitar roturas y disminuir los costos operativos. Como ejemplo se puede citar el cuidado de los embragues cuando usamos tractores agrícolas sin inversores bajo carga (embragues secos), la utilización correcta del motor, respetar el orden de carga de insumos según las características de cada mixer, no dejar a los mismos de una jornada a otra con carga para evitar el apelmazamiento de la mezcla y generar además sobre esfuerzos en la transmisión. Respecto del mantenimiento preventivo, cuidados particulares de la actividad lo constituyen la limpieza de restos de alimentos –harinas, restos de fibra- de los sistemas de admisión. Lubricación periódica del tren delantero, bujes de pala y de todos los componentes que lo requieren, el cambio de filtros según las especificaciones del fabricante. Llevar registros de estas tareas ordena al personal en el requerimiento y facilita el control de lo realizado.

Por último, y como se mencionó en los párrafos precedentes, el carácter rutinario de la tarea, que lleva a hacer todos los días las cosas bien y de la misma manera, es el que necesariamente atenta contra la misma, especialmente en un aspecto clave, LA SEGURIDAD. Cuidados básicos son indispensables, desde el correcto descanso, la capacitación, el uso de ropas adecuadas, la adquisición de maquinaria que contemple medidas de seguridad, el mantenimiento de esas medidas de seguridad -el ejemplo más común lo constituyen los protectores de cardán sueltos- pero por sobre todas las cosas que se hable dentro del establecimiento respecto del tema para evitar que un instante, un descuido, cambie una vida.


Martín Christiani

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo